RSS

Neo-protectorado y auto-defensas en México

Alberto Carral

Con el auto atentado a las Torres Gemelas en 2001, Estados Unidos inauguró una nueva etapa caracterizada por el despliegue de una ofensiva político-militar a escala global para enfrentar su crisis económica e intentar detener su declive como potencia hegemónica. México, como es obvio, no es ajeno a este proceso y, de hecho, juega un papel principal dentro del mismo. De unos diez años para acá, la potencia vecina emprendió la plena ocupación de México mediante un tipo de guerra irregular llamada “guerra contra el narco”, que, como lo vemos ahora, le ha permitido alcanzar pleno control sobre nuestro territorio y nuestros recursos energéticos. De este modo, el agresivo imperio liquida la forma de estado surgida de la revolución mexicana, e inaugura una nueva forma de protectorado en la que México se convierte en un espacio geográfico de apoyo de EE.UU. El propósito es incorporar plenamente a nuestro país al área de seguridad del vecino del norte y convertirlo en una especie de zona de abastecimiento con fines militares, además de los propiamente empresariales y corporativos, para enfrentar los previsibles choques con otras potencias en los años venideros.

Tales enfrentamientos entre potencias eventualmente tendrían lugar como producto de las diversas crisis sincronizadas que ya se están manifestando: financiera, económica, energética, alimentaria, climática, social, de representación política, y la propia crisis de hegemonía, entre otras. El diseño de la “toma” de México dio inicio a principios de la década del 70 con las conclusiones de la Comisión Trilateral, y se ha venido imponiendo de manera implacable desde entonces en los ámbitos económico, político, militar y cultural de la vida pública. Su momento culminante es la reciente promulgación de la reforma energética, que virtualmente otorga control territorial total a la potencia estadounidense sobre nuestro país, sin necesidad de una invasión con fuerzas regulares. Además de la “guerra” contra el narcotráfico, en este proceso de ocupación paulatina ha jugado un papel preponderante, sin duda, la complicidad de los políticos locales, desde el gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado hasta el de Enrique Peña Nieto. No es exagerado decir que, en la práctica, el territorio de México ya no pertenece a los mexicanos. Se trata de una auténtica contra-revolución de proporciones históricas que nos regresa a una situación similar a la que padeció el país durante el porfiriato, a fines del siglo XIX. Una vez que el poder estadounidense colocó en la presidencia a personajes “educados” y “adiestrados” de acuerdo a sus intereses y a la idiosincrasia anglosajona, poco a poco tomaron el control de los elementos que dan sentido y sustento a la soberanía nacional: impusieron una estrategia económica para desmantelar nuestra planta productiva e implantar la suya, mediatizaron el sistema político-electoral para influir decisivamente en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, penetraron las fuerzas armadas para someterlas a la lógica y las necesidades de la seguridad nacional de Estados Unidos, militarizaron nuestra vida cotidiana utilizando la violencia de los carteles del crimen organizado y mediante el terror de los guardias y paramilitares al servicio de los grandes consorcios mineros, petroleros, eléctricos, agro-alimentarios, inmobiliarios, farmacéuticos y turísticos que operan en México, en su mayoría de capital extranjero.

El gigantesco despojo de México en 2013, encabezado por EE.UU., es comparable al de 1847, cuando le fue arrebatada a la nación la mitad de su espacio geográfico. Gracias a agregados de última hora al texto de la contra reforma energética, las corporaciones mineras, que mediante concesión gubernamental intervienen en más de 56 millones de hectáreas equivalentes al 28% del territorio nacional, podrán explotar ahora yacimientos de gas de esquisto o gas shale utilizando la devastadora tecnología de la fractura hidráulica, mejor conocida como fracking. Si a ello se agrega que las corporaciones petroleras, que ya dominan una buena parte del territorio mediante generosas adjudicaciones del gobierno mexicano, seguramente ampliarán su hegemonía a lo largo y ancho del país, entonces el espacio remanente, propiamente soberano, es ya francamente pequeño. Como ya ha venido sucediendo, estas corporaciones actúan como si fuesen dueñas (en los hechos lo son) de los territorios concesionados y adjudicados, a tal punto que regulan el acceso a “sus propiedades”, y ello sin considerar los enormes territorios de México en los que sólo existe la ley del crimen organizado. En las imágenes se observa cómo la zona dominada por los llamados Zetas, el cártel más directamente auspiciado por el gobierno de Estados Unidos, coincide con la zona de mayor interés para el imperio, desde el punto de vista de los recursos energéticos presentes en la cuenca de Burgos, así como en la zona costera, la plataforma continental y las aguas profundas del golfo de México, y cómo la zona concesionada a las mineras “se complementa” con la zona asignada a las petroleras (1)

 

2peque

 

 

 

 

 

 
 
1peque
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La promulgación de la contra reforma energética marca el fin de una larga etapa de transición, iniciada en 1986-87, en la que un segmento muy importante de la sociedad mexicana intentó reformar y democratizar el régimen político post revolucionario, sin conseguirlo. Inaugurada durante el salinato y consolidada con el arribo al poder de una de las más reaccionarias y pragmáticas vertientes del llamado grupo Atlacomulco, esta etapa culmina con un acto de autoridad que representa un gigantesco retroceso que pone fin al pacto social y a la forma de estado surgidos del conflicto armado de 1910 y cristalizados durante el mandato del presidente Lázaro Cárdenas. La contra reforma implica, en consecuencia, una derrota política histórica para el llamado nacionalismo revolucionario, el ala izquierda —ideológica y práctica— de la revolución mexicana triunfante, hecha gobierno y, más tarde escindida, con Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y Andrés Manuel López Obrador como las figuras principales del polo renovador.
 
 
 
Si la naturaleza y las formas de organización y articulación entre los elementos constitutivos del estado —territorio, población y poder— ya no serán las mismas, entonces ¿qué sigue? Un escenario probable, dado que la generación de consensos tenderá a trabarse debido a la ruptura del pacto constitucional, es que se acelere la instauración de un régimen político abiertamente autoritario y dictatorial, en el que no tendrá mucho sentido intentar participar en el montaje “democrático”, en particular el electoral. Si acaso sólo a nivel municipal, si es que ello aún es posible y sólo cuando las comunidades así lo decidan. Por lo mismo, las izquierdas electorales no parecen tener mucho futuro si es que no modifican su estrategia y sus prácticas, para vincularse a los movimientos desde abajo y construir poder popular desde la base. Los movimientos de resistencia por la seguridad, la defensa del territorio y el control de los bienes comunes, previsiblemente seguirán multiplicándose en todo el país y tenderán a encontrar rutas de convergencia para plantearse así la conquista del poder político. Pero requerirán de mucha organización y la generación de un nuevo cuerpo de ideas que esté muy arraigado en la historia y la realidad actual de México, para poder diseñar una estrategia adecuada a las nuevas condiciones y un proyecto viable de país para cada una de sus regiones y localidades.
 
 
 
En México existe lo que podría ser denominado como un enorme ejército de ocupación, que ha sido muy funcional a la estrategia estadounidense de control territorial, que llegó a su punto culminante, como ya se ha señalado, con la reciente entrega de los recursos energéticos a intereses imperiales y oligárquicos. En 2008, la Secretaría de la Defensa Nacional de México estimaba que en el país existen unas 500 mil personas vinculadas y/o pertenecientes a los distintos carteles del crimen organizado (http://www.eluniversal.com.mx/notas/528874.html). Este ejército ha sido utilizado por una suma de intereses extranjeros y nativos para “ocupar” el territorio y así lograr el control directo y absoluto de los recursos estratégicos que hasta hace poco tiempo eran propiedad de la nación.
 
 
 
Como respuesta a la situación de violencia, inseguridad e impunidad generada en México a partir del despliegue de la “guerra contra el narco” y de los nocivos impactos sociales, económicos y ambientales provocados por el capital extranjero y nativo, en amplias extensiones del territorio nacional comenzaron a proliferar las denominadas autodefensas, con larga tradición en México, al menos en el estado de Guerrero, contiguo a Michoacán y Oaxaca.
 
 
 
Las autodefensas son de naturaleza diversa según la región: no es lo mismo Apatzingán que Cherán en Michoacán, y tampoco es equivalente la montaña a la costa en Guerrero o a los caracoles zapatistas en Chiapas (2). En la entidad michoacana predominan las autodefensas integradas por agricultores, ganaderos, comerciantes, profesionistas, trabajadores y gente común. En Guerrero y Chiapas, están íntimamente vinculadas a los usos y costumbres de los pueblos originarios existentes. Quienes resisten y se defienden en Michoacán y otros lugares, no lo hacen por gusto sino por necesidad. Como ellos mismos afirman, optaron por morirse defendiéndose, y no amarrados de pies y manos para ser descuartizados o descabezados (3). Las autodefensas son una vía legítima y probablemente la única en este momento, mientras no exista un movimiento masivo a nivel nacional que dé cobertura a las comunidades locales que están siendo sometidas por la violencia, con la anuencia y la complicidad del Estado.
 
 
 
El ejecutivo federal, el ejército y el Departamento de Estado de Estados Unidos, pretenden frenar de tajo la posibilidad de que los incipientes movimientos autogestivos locales se propaguen y se legitimen como una vía eficaz para resistir la militarización que, vía “guerra contra el narco”, se ha implantado en vastas regiones del territorio nacional para garantizar la libre explotación de los recursos naturales y humanos de México.
 
 
El Estado mexicano ha emprendido, desde meses atrás,  una ofensiva cuyo propósito de corto plazo es el desmantelamiento de los grupos de autodefensa y de las policías comunitarias de Guerrero y Michoacán, aunque en el mediano plazo el objetivo parece ser eliminar todo vestigio de autonomías locales en Chiapas y en el resto del país. La gran eficacia mostrada por el régimen para desarmar, encarcelar y asesinar a miembros destacados de las policías comunitarias, primero en Guerrero (a pesar de estar previstas en la Ley 701), y ahora también en Michoacán, no ha sido empleada cuando se trata del necesario sometimiento del crimen organizado.
 
 
 
Si bien hay evidencias de que el gobierno permitió la conformación y la operación de algunos de los grupos de autodefensa en Michoacán (y presumiblemente también en Guerrero), es también evidente que el fenómeno se le fue de las manos hasta convertirse en un verdadero movimiento que abarca toda la región de Tierra Caliente, el cual se agrupa en el Consejo General de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán. La simpatía social hacia esta iniciativa creció rápidamente y rebasó cualquier pretensión de control o manipulación gubernamental, a tal punto que el ejecutivo tuvo que intervenir una vez más en la entidad, en enero de este año, mediante una nueva ofensiva político-militar que pretende “poner orden” en la entidad sobre la base de una figura irregular de poder, encabezada por un Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral del Estado, quien es del grupo político cercano al presidente de la república.
 
 
En su intento inicial por desarmar al movimiento de autodefensas, el gobierno propagó en los medios de comunicación el argumento de que es grave que las comunidades “se hagan justicia por propia mano”, sin embargo nunca se ha preocupado de la misma forma por la incontenible violencia que azota a México y que ha ocasionado decenas de miles de muertos, heridos, desplazados, así como millones de víctimas del hostigamiento, el chantaje, la humillación y la permanente inseguridad atribuida a grupos del crimen organizado, las fuerzas armadas y las policías. Al contrario, al iniciar el nuevo operativo en Michoacán, los primeros “caídos” no fueron los cabecillas del cartel de los Caballeros Templarios, sino ciudadanos inocentes cuyo único “delito” fue el de simpatizar con los grupos de autodefensa. Esto no sólo es grave sino gravísimo e inadmisible.
 
 
 
En principio, la justicia por propia mano es inaceptable desde el punto de vista jurídico y ético, cuando tiene lugar en un estado legítimo y democrático, tal vez en Holanda o en Suecia. El problema es que estamos en México, que tiene más un perfil de protectorado que de nación, debido a que el grupo en el poder ha dejado la soberanía al lado del camino. Este es un país en el que las instituciones son puramente decorativas y no existe el estado de derecho. La sociedad padece los permanentes excesos de un narco-estado —o, si se quiere, de lo que se ha dado en llamar estado delincuencial—, en el que las instituciones parecen estar al servicio del crimen organizado y deberse a él, y donde el ejercicio cotidiano del poder político y su transmisión en los tres órdenes de gobierno están siendo crecientemente influenciados por intereses espurios, ajenos al interés colectivo.
 
 
 
En este escenario, si la gente decide defenderse de eso, es decir, de una estructura criminal que ha permeado las fuerzas armadas, las policías, el aparato de impartición de justicia y un amplio conjunto de instituciones públicas ¿qué le queda? ¿Atenerse al estado de derecho? ¿Cuál estado de derecho? A la sociedad parece no quedarle otra alternativa que construir un verdadero estado de derecho, de conformidad con el artículo 39 constitucional. Por tal virtud, es posible afirmar que las autodefensas y las policías comunitarias, más que hacerse justicia por propia mano, en estricto sentido hacen la justicia, construyen el nuevo estado democrático, en correspondencia con el concepto de Mahatma Gandhi: “Cuando una ley es injusta, lo mejor es desobedecer”.
 
 
 
La tendencia a la autodefensa se fortalece y se extiende aceleradamente porque la gente la percibe como la única alternativa efectiva y legítima de sobrevivencia. El apoyo de amplios segmentos de la sociedad hacia este movimiento es innegable, no obstante las suspicacias que genera en algunos analistas y observadores políticos. A nuestro entender, lo que el país requiere es la constitución de un gran frente patriótico nacional, que tenga un programa muy bien definido que lleve a la refundación del régimen político, económico y social en México, por la vía de la masiva movilización social y la construcción de organización y poder popular a escala local. Sin embargo, en la medida en que no exista ese nivel de organización y de movilización, la gente seguirá defendiéndose como pueda, y lo que resuelvan las comunidades locales hacer para defenderse de la violencia promovida, tolerada y generada desde el estado, pues es una decisión autónoma de las comunidades.
 
 
Puede decirse que las autodefensas constituyen la simiente de la nueva forma de estado que está emergiendo. Existen y existirán a pesar de que el régimen en descomposición pretenda desmantelarlas y reprimirlas. Las autodefensas no son sólo grupos de personas que enfrentan en legítima defensa al crimen organizado, e incluso a la policía federal y al ejército, sino que potencialmente representan el germen de una nueva forma de auto-organización social, de re-nacimiento ético de las comunidades, de rescate del sistema de valores, son nuevas formas de cohesión social que perfilan la implantación de un nuevo sistema de justicia, así como la posibilidad de producir y trabajar en paz en beneficio de la propia comunidad.
 
 
 
En un país que, como México, está en proceso de desmembramiento y eventual balcanización, las autodefensas pueden llegar a ser un instrumento indispensable para la preservación de la soberanía, o de lo que queda de ella, y constituirse así en un recurso de las comunidades y la sociedad en su conjunto para resistir la implantación de un neo-protectorado estadounidense en este país. Si el gobierno opta por la imposición y la violencia frente a los grandes problemas que aquejan a los mexicanos, se abrirá sin duda una etapa de gran incertidumbre y complejidad, de la que es muy difícil prever su alcance y sus consecuencias.
 
 
 
 
————————————————
Notas:
 
1) El mapa sobre los carteles fue tomado de Stratfor Global Intelligencehttp://www.stratfor.com/image/areas-cartel-influence-mexico-2013. Los mapas de concesiones mineras y asignaciones petroleras fueron obtenidos de Alberto Carral Dávila, La inversión multinacional agropecuaria en México: la disputa por el suelo, Cedrssa, 2013, de las fuentes originales de la Secretaría de Economía de México y de Pemex Exploración y Producción.
 
2) En esta liga de Internet está el análisis más acabado hasta el momento sobre el tema de las autodefensas en México. No obstante, hay conceptos discutibles, como la afirmación acerca de la necesidad del monopolio de la violencia por parte del estado:
 
3) Aquí van un conjunto de videos sobre las autodefensas en Michoacán: http://www.portaldenoticias.com/tag/Autodefensas También hay información de primera mano sobre el tema en este sitio de Facebook: Valor Por Michoacán SDR.
 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/01/2014 en Global

 

Etiquetas: , , , , , , ,

DENUNCIAN PROSELITISMO DEL IMCS A FAVOR DEL PRI

Publica por internet el creador escénico Alejandro Esparza supuestas pruebas de proselitismo de Iván Márquez, titular del Instituto Municipal de Cultura, a favor de Enrique Peña Nieto; realiza el actor denuncia

Las redes sociales se han establecido como una vía de denuncia pública, aunque no oficial, por los mismos usuarios y Saltillo no se ha quedado atrás en este tema, y una de tales denuncias surgió con un video colgado en YouTube relacionado con una instancia pública y cultural de esta ciudad.

A través de redes sociales, el artista escénico saltillense Alejandro Esparza Farías denuncia al director del Instituto Municipal de Cultura (IMC) de haber utilizado equipo sonoro de esta instancia pública para realizar proselitismo a favor del PRI, durante los pasados comicios federales, con parte de su personal administrativo; asimismo, denuncia que su propio vehículo particular violó la regla de realizar promoción partidista, puesto que lo estacionaba durante los comicios frente al Centro Cultural Casa Purcell, sede del IMC, con publicidad de campaña a favor del partido tricolor.

El actor y dramaturgo dice a VANGUARDIA que esta denuncia surgió a partir de que él y parte del colectivo “Basta Coahuila” fueran testigos, a principios del mes de mayo, de una supuesta campaña de proselitismo a favor del PRI, por lo que hoy buscan hacer públicos dichos actos protagonizados por elementos del IMC, alegando que no sólo la propaganda a favor de dicho partido, sino el organismo público, utilizó recursos públicos para apoyar la candidatura de Enrique Peña Nieto.

“Nosotros estábamos haciendo un recorrido por la ciudad y nos encontramos con una brigada de cultura en la colonia Plaza, que está tomando carretera a Arteaga. Nos llamó mucho la atención notar que en dicha brigada estaba la camioneta del director Municipal del Instituto de Cultura de Saltillo, además del equipo de sonido de esta misma institución”, afirma el actor Esparza Farías, quien filmó el evento junto a sus compañeros de “Basta Coahuila”.

Éste se puede encontrar en YouTube bajo el título “ExpoFraude2012: Municipio de Saltillo utilizando recursos públicos a favor del #PRI”, el cual funge como una de sus principales pruebas ante esta denuncia, si bien el artista no puede probar que el equipo de audio es del IMCS.

Otro detalle que Alejandro Esparza recalca sobre esta denuncia tiene que ver con las incontables ocasiones en que, estando en época de campaña electoral y sobre todo en veda electoral para las instituciones de gobierno, Iván Márquez estacionaba su camioneta personal fuera de las instalaciones del Centro Cultural Casa Purcell, en un área marcada como reservada para el IMCS, mostrando el vehículo variada publicidad a favor del partido tricolor, lo cual implica una violación del artículo 407 del Código Penal Federal, algo considerado propaganda proselitista.

Ante dichos eventos el actor y dramaturgo lanza una pregunta al aire: “¿Por qué en veda electoral el IMCS no realiza ninguna actividad cultural, pero sí puede realizar brigadas culturales proselitistas?”. Además, asegura que de no poder demostrar que recursos públicos —considerando el sonido, los honorarios y los regalos de los que se dispuso en la brigada cultural— fueron utilizados para esas actividades, por lo que sí apuesta es por el espacio frente a Casa Purcell y la propaganda de la camioneta; delito por el que, asegura, ya existe una denuncia ante las instancias correspondientes.

A pesar de que Alejandro Esparza ha sufrido en ocasiones de la falta de apoyo artístico por parte del IMCS y de la SEC, asevera que antes que demandar que tales instituciones den la cara por sus acciones como artista, lo hace como ciudadano.

“No estoy dispuesto a que un funcionario de ninguna instancia me llame a mi teléfono celular para decirme que soy un mentiroso cuando los mentirosos y negligentes son ellos”, apunta, pues relata que recibió una llamada del funcionario para desmentir la acusación.

Responde Iván Márquez

Por su parte, Iván Márquez Morales dio su versión de los hechos acerca del delito del que es acusado, para lo cual el director del IMC atendió a esta casa editora inmediatamente; sin embargo, esta llamada fue interrumpida abruptamente por lo que la primera declaración del director del IMCS quedó así:

“Eso el algo que no es cierto y yo invitó a Alejandro Esparza a que realice una denuncia ante las autoridades competentes. Si yo estuviera en su lugar y tuviera pruebas de que un funcionario (realiza esto) lo denunciaría. Si él considera que tiene las pruebas, que lo haga y que la parte legal ya decida quién tiene la razón, pero de antemano desmiento lo que él dice y lo lamento porque no tendríamos que tener esa facultad de hablar sin comprobar porque se presta a una difamación y qué triste es…”.

Posteriormente, Iván Márquez contactó a equipo de este periódico para dar a conocer, por medio de un comunicado, su versión de los hechos, en donde defiende, ante todo, la libertad de los miembros del Instituto quienes participaron como “militantes partidistas registrados, de manera voluntaria, y haciendo uso de su tiempo libre”.

Desmiente que se utilizaran elementos y recursos del IMCS para dicha brigada cultural, alegando que los bienes de la institución son exclusivamente para uso cultural. Y concluye que no está de acuerdo en seguir participando en esta acusación, pues insiste en que Esparza Farías sostiene su argumento con rumores falsos, pese a las “pruebas” que presentarón.

Cabe destacar que el director del IMCS es también presidente de Fundación Colosio filial Saltillo, instancia rectora y coordinadora del PRI para realizar diversas funciones de investigación y análisis de orden político, económico y social, de divulgación ideológica y de apoyo a la capacitación política. Asimismo, maneja la asociación civil Rumbos Compartidos, la cual fue acusada de recibir recursos estatales, existiendo documentos que así lo comprueban, además de estar vinculada con otro caso de propaganda proselitista a favor del partido ya antes mencionado.

 

VER VIDEO

 

NOTA ORIGINAL; Vanguardia en Internet: http://www.vanguardia.com.mx/denuncianproselitismodedirectordelimcaafavordelpri-1355199.html

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 18/08/2012 en Acción Social

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿MIENTEN MAS LOS POLITICOS?

Pocos personajes en México, y en el mundo, levantan tanto sospechosismo y desconfianza como los políticos. En Estados Unidos, por ejemplo, una encuesta de Gallup asegura que ellos están generan el mismo nivel de desconfianza que un vendedor de autos y están apenas un escalafón arriba que quienes hacen ventas por teléfono.

 

En México no hay una encuesta reciente, pero sólo hace falta darse una vuelta por las redes sociales, preguntar de viva voz entre la gente, o ver el panorama postelectoral para ver la fama que tienen los políticos como “mentirosos”.

No es que los políticos a nivel internacional no se  hayan ganado a pulso ese halo de deshonestidad que los rodea. Podemos recordar algunos casos como el Watergate en Estados, El de Monica Lewinsky y Bill Clinton, el “lee mis labios” de George W Bush, y en México… En México están los quesos de Larrazabal, las ligas de Bejarano, el “góber precioso” y las botellitas de cognac de Mario Marín y Kamel Nacif, el “esta madre no pasa” de Emilio Gamboa y Kamel Nacif (¿otra vez?), la “plenitud del pinche poder” de Fidel Herrera, y muchos muchos casos más.

Pero en realidad ¿los políticos mienten más que el resto de nosotros?

Dada su posición de poder, lo más probable es que sí, publica Foreign Policy y argumenta que existe una buena razón para alegarlo.

Un político es, por definición, una persona con poder; electos para representar a grupos grandes de personas y tomar decisiones importantes para ellos. “El problema es que el poder puede tener efectos secundarios desagradables. Cuando se obtiene, se asume rápidamente y de la misma forma se abusa de él, ya sea de consciente o inconscientemente”, refiere la publicación.

Un estudio publicado en 2010 por las universidades de Tilburg y Northwestern, encontró que la sola expectativa de poder hace que una persona mienta más y a la vez, que considere que sus transgresiones tienen una menor magnitud que las del resto de las personas. De igual forma, las personas con poder suelen tener mayores expectativas de sus subordinados.

Otro hallazgo del estudio es que un político, en principio, toma decisiones que influyen en el bienestar de los demás. Por ello, es más propenso a decir “medias verdades” o mentiras rotundas, con la creencia de que beneficiarán más. Mientras que todos somos propensos a hacer trampa para ayudarnos de vez en cuando, somos más inclinados a hacerlo cuando sabemos o pensamos que otra persona también saldrá favorecida.

De hecho, argumenta la revista, cuanto más grande sea el número de beneficiarios, más alto el nivel de la mentira. De igual forma, una persona en poder siente menos culpa cuando miente por alguien más que cuando lo hace para sí mismo.

Tenemos entonces una idea sobre por qué mienten más los políticos. Según el estudio y la revista FP, no es que sea la naturaleza de la persona, sino que la posición de poder que tienen los hace “víctimas” de este tipo de comportamientos, que en México al menos, se han repetido una y otra vez.

Así que la próxima vez que salga un escándalo con un político, o que escuche que tal o cual grabación, video, o intervención telefónica habla de un político deshonesto, recuerde que casi casi, es parte de su chamba.

Lee la nota original (En inglés) en Foreign Policy.

 
 

Etiquetas: , , , , , ,

GENE SHARP ENVIA MENSAJE A MEXICO

Gene Sharp

Queridos amigos Mexicanos:

Gracias por su petición solicitando mi ayuda en su conflicto sobre la reciente conducta de la elección nacional en México.

Me alegro de que estén buscando una alternativa al uso de la violencia en el conflicto sobre los resultados de la elección.

También me complace que entiendan que mis estudios de protesta y lucha no violenta ofrecen una alternativa importante a la violencia en los conflictos graves. Espero que los mexicanos que no están de acuerdo con ustedes también estén complacidos de que quieran exhortar sus puntos de vista sin la amenaza o el uso de la violencia en el conflicto político. Su reconocimiento de esto y por lo tanto, su moderación en la respuesta a sus presiones sólo puede beneficiar a México en una época de gran violencia.

Lamento que ignoren que tanto mi política personal, y la del Albert Einstein Institution, nos prohíba dar instrucciones de acción en otros países y de ser participantes en este tipo de conflictos. No podemos conocer la situación en profundidad en este tipo de conflictos, y probablemente nuestras instrucciones estarían equivocadas. Por lo tanto, involuntariamente podríamos ayudar a derrotar a la lucha con la que podríamos simpatizar.

Sería igualmente serio que, en caso que el movimiento tenga éxito, el crédito se nos sea equivocadamente atribuido. El crédito por el éxito debe ser para los valientes participantes, no para los de afuera. Los participantes han conseguido la victoria por su coraje y su lucha disciplinada, a pesar de las víctimas y el sufrimiento. Creemos que sería una injusticia que reclamáramos el crédito por sus victorias.

Por lo tanto, no le decimos a la gente como llevar a cabo su lucha.

Nosotros ayudamos de otra forma. Compartimos conocimiento sobre el poder y el potencial de la lucha noviolenta. Compartimos la información de cómo la gente en necesidad política puede llegar a ser competente para planificar sus propias estrategias de las luchas necesarias. Ver www.aeinstein.org para mi publicación “Auto-Liberación: Una guía para la planificación estratégica de la acción para terminar con una dictadura u otro tipo de opresión”, que se puede descargar gratuitamente, junto con otras lecturas necesarias.

Nos negamos a decirle a la gente lo que debe hacer en sus conflictos. Tratamos de ayudar a las personas a planificar sus propias luchas de manera competente. Cuando se planean de manera competente y se lucha con habilidad, se merece la victoria y el crédito.

El estudio, la planificación y el pensamiento llevan tiempo. La derrota puede llegar rápidamente. El éxito puede venir cuando se ha ganado.

Saludos!

Gene Sharp

Link a la Petición en Línea: http://www.change.org/es/peticiones/the-albert-einstein-institution-mexican-citizens-ask-your-support-for-our-revolutionary-movement?utm_campaign=share_button_modal&utm_medium=facebook&utm_source=share_petition&utm_term=24039739

 

 
1 comentario

Publicado por en 20/07/2012 en Pensamiento, PuntoVirtual

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

UNIDOS POR LA TRANSPARENCIA

“Movimientos Ciudadanos; al rescate de la democracia” Suplemento Especial de Espacio 4 Num. 435

Articulo publicado en el Num. 435 de Espacio 4 dentro del suplemento especial. Agradecemos a los editores de dicho medio impreso su amabilidad y espíritu incluyente.

Aproximaciones 

El grupo Basta! Coahuila en Facebook se convirtió en el espacio de debate más visitado por los coahuilenses para expresar su descontento con el manejo de las cuentas públicas. El colectivo exige transparencia y promueve la construcción de ciudadanía. Nacido de la indignación por el fraude en la contratación de parte de la deuda del estado, el colectivo Basta! Coahuila aspira a promover la construcción de ciudadanía y la información constante.

Basta! Coahuila: Unidos por la Transparencia

Puesto que todos somos congéneres y conciudadanos a quienes nos une esta determinada causa, se hace indispensable establecer procesos de escrutinio y análisis que coadyuven a un mejor entendimiento de los sucesos en que millones de personas protagonizan el devenir humanitario en un orbe hostil.

La Indignación nace de una facultad inherente al pensamiento que establece conexiones propias de un proceso ontológico cuasi primario en el que el espíritu –abstracto-  logra converger con ciertos conceptos de valor cualitativo y que forman parte de cierta capacidad del ser humano para sentir a priori, las circunstancias que le son adversas.  La Indignación obedece a motivaciones activadas por parámetros éticos y morales, que forman parte de una estructura mental no decadente aunque muchas veces anestesiada por factores sistémicos meticulosamente programados por la perversidad.

Todo ser humano tiene la necesidad -consciente o subconsciente- de reivindicar su estadía en un planeta al que no pidió venir pero en el que ciertamente y a pesar de las adversidades, sabe que pertenece. En esa búsqueda de pertenencia es donde se establecen sistemas de creencia a escala de valores y en donde se empiezan a definir los parámetros que habrán de orientar la conducta personal en un mundo en el que hay que co-habitar con otras entidades vivas que tienen los mismos derechos así como las mismas obligaciones de respetar y tolerar al prójimo, por encima del privilegio personal. Cuando por alguna razón esos estándares son violentados por un sistema de gobierno o alguna asociación colectiva amplia y con poder de influencia o armas, básicamente lo que ocurre es un proceso de reordenamiento visceral que tiende a -exponencialmente- trastocar nuestra conducta, pues se ha transformado nuestra idiosincrasia previa al momento del shock que originó a la catarsis.

México padece una problemática que obedece más que a sus circunstancias, a la historia. La falta de participación ciudadana se debe fundamentalmente a la mala educación cívica que gobierno y partidos políticos han generado en la población, sobre todo en la más vulnerable; conculcando  la dependencia e idolatría a priori de los conciudadanos débiles que además no han encontrado –tal vez tampoco buscado- referencias alternas que les indiquen que en una democracia el ciudadano es el que manda. Nuestra crisis político social se debe a que en gran medida los poderes fácticos e institucionales han pro creado a una masa sometida y condicionada, cuando por otra parte tampoco hemos contado con una masa capacitada para indignarse y llevar esa indignación a la objetivación de parámetros coyunturales que obliguen a las instituciones a trabajar más allá de beneficios políticos, económicos o electorales. El cáncer que nuestra trayectoria post revolucionaria sembró en la población mexicana tiene algunas de sus articulaciones en la burocracia que no fue capaz de romper estructuras heredadas –por increíble que parezca- desde la época porfirista. El estallido de la Revolución fue una hecatombe que destapó la caja de pandora mexicana; la sociedad rural llevó una lucha lineal que no se vinculó con la sociedad urbana y ésta disoció los intereses y necesidades entre sus mismas clases de tal manera que no se logró insertar una conceptualización madura y responsable de las verdaderas causas de la lucha entre los ciudadanos de ninguno de los dos hemisferios señalados. Los verdaderos resultados de la Revolución Mexicana fueron más hambre, más muerte y más ignorancia; también una profundización de la división de clases.

Se desarticuló muy parcialmente a la vieja burocracia porfirista y se dieron los advenimientos de una nueva clase gobernante que asumía por antonomasia sistémica los vicios de la anterior, acrecentándose sin embargo la corrupción, pues llegaron al poder legiones de analfabetos empistolados que comenzaron a “gobernar” en base al cacicazgo, la represión violenta y estructural y las negociaciones entre “la casta revolucionaria” que no fincó ni lejanamente, verdaderos estándares democratizadores a favor de México.

Todo el periodo de ‘construcción’ y ‘reconstrucción’ de la nación, fue un levantamiento de estructuras corporativistas a favor de los caciques –asesinos además- en todas las esferas del poder nacional, por lo que vemos entonces que el nacimiento de muchas instituciones obedecieron a la respuesta de  demandas concretas, sí, pero vinculadas de origen con la corruptela piramidal que forma parte de la idiosincrasia del México bronco revolucionario y post revolucionario. El status quo fomentó la generación de una nueva clase urbana que abandonaba los campos pero que era sobre viviente de un holocausto por lo que se quedaba huérfana de conciencia. Lo prioritario era lograr el beneficio material inmediato a base de, ahora sí, cualquier circunstancia maniquea puesta a favor de la corporativización.

México vivió sometido por su barbarie canónica; armada; institucionalizada… que solo habría cambiado de estafeta. Es decir, de barbarie porfirista a revolucionaria. No ignoramos los posibles logros ni tampoco menospreciamos que la redefinición –aunque sea parcialmente- de las instituciones, ha costado empeño por parte de amplios sectores de la sociedad mexicana moderna, sin embargo abordamos la problemática desde una perspectiva secular en virtud de los procesos que nos han llevado a padecer nuestra descomposición social desde un ámbito de lo cívico y lo cultural.

Es indiscutible que la transición lograda en el año 2000 fue resultado de años de empuje social y político, pero también resultado de sacrificios y de sangre vertida en el nombre del poder que el partido perpetuo, el PRI, sostuvo por medio de su consabida represión por décadas. Posterior a la transición democrática, hemos caído en la cuenta de que uno de los mayores problemas en nuestro país es la partidocracia fomentada por la idolatría estructurada pero también por la indiferencia de un alto porcentaje de la población que parece no querer darse cuenta de la importancia que juega en su papel histórico la determinación del pueblo por emanciparse en beneficio de su propia educación y salud.

Vivimos tiempos en los que la vida nacional exige que la sociedad se involucre de lleno en la vida de la nación a través de sus vertientes, pública; participando activamente a través de las instituciones, presentando iniciativas a los congresos, vigilando a los legisladores y a los funcionarios municipales, estatales y federales, exigiendo a las instancias responsabilidad y honestidad, política; interviniendo en el quehacer de una política sustentada en el bien común y no particular, fomentando el acercamiento entre los ‘actores’ políticos y el ciudadano promedio, estimulando también el ejercicio del diálogo y la negociación fincada en el orden y el progreso, administrativa; pidiendo cuentas claras de cada centavo gastado por los gobiernos y las instituciones así como los funcionarios, predicando el saneamiento de las finanzas públicas aportando lo debido a las haciendas públicas rechazando la imposición de nuevos y mayores impuestos, participando en la estructuración de los planes de egresos e ingresos no dejando esta labor solamente a los legisladores, rechazando también cualquier adquisición de deuda pública que no haya sido antes plesbiscitada, legal; promoviendo la construcción de reglas justas y equitativas, aplicables para todos los ciudadanos y también para los gobernantes, limitando la injerencia manipulada de jueces a través de referéndums que sean capaces de remover de su cargo a los mismos por incapaces y no representar los intereses de la ciudadanía, y, cultural; presionando a los medios masivos de comunicación para que estos generen contenidos de mejor y mayor nivel educativo y cultural, fomentando la elaboración de planes de estudio para todos los niveles académicos no solamente competitivos sino eficaces y que en ellos se promuevan los valores éticos, morales y cívicos necesarios para la gestación de un humanitarismo que encumbre a los individuos como mejores conciudadanos, críticos y conscientes. Los destinos de las generaciones actuales y las postreras no son y no deben ser un juego. No negamos la necesidad de la existencia de las Instituciones, ni de los poderes tal cual quedan estructurados en la República, promovemos que estos poderes dejen de ser omnímodos y acepten la participación ciudadana como la única oportunidad de transformar nuestras instituciones a favor de todos. Muchos congresos estatales están secuestrados, al igual que los ejecutivos y alcaldías, hay recintos culturales e instituciones que viven bajo el cacicazgo permanente de mafias impostadas en el nombre de ningún talento. Los partidos políticos no son auto financiables cuando por el propio neo liberalismo que nos han impuesto deberían dejar de depender del erario público, puesto que además utilizan los recursos para malograr los votos en vez de crear una ciudadanía crítica, claro, saben que eso no les favorecería en su lucha hacia el poder por el poder mismo. Saben también que es más fácil coaccionar y coercionar y saben… que muchas personas no saben. Cuentan también con la complicidad de televisoras y medios diversos de divulgación de noticias tendenciosas y sesgadas a su favor, no a favor del pueblo -como pueblo todos-.

Entonces ¿qué hacer cuando la ciudadanía al mismo tiempo de ser indiferente está también indignada? Vincular una cosa con la otra, es decir, poner en sus manos el “cubic” para que sincronice la situación actual con la histórica y prevea el futuro. Hay una línea en trayectoria de la que no está formando parte, solo pagando los platos rotos. La democracia se la están dando preconcebida de antemano y le están imponiendo las reglas del juego a costa de su propia dignidad e inclusive, pisoteando sus derechos humanos, alardeando de grandes pasos… que solo dan ellos, los partidocratas… en su luna. Mientras tanto endeudan el destino de generaciones enteras por venir y no rinden cuentas claras de todo lo que se gastan. Imponen leyes como cortinas de humo y permiten que la corrupción crezca. Claro, dejan uno que otro puente para seguir teniendo defensores a ultranza, mientras siguen comprando voluntades a diestra y siniestra y formando orangutanes golpeadores en vez de ciudadanos. Armando guerras entre sí y contra los civiles. Desapareciendo periodistas, comprando a otros, generando violencia estructural en todos los niveles e impidiendo el acceso a la libre información no sesgada ni manipulada, inflando cifras macro que no perciben el hedor del indigente. Dando urraca por codorniz a un pueblo que por si fuera poco, no sabe elegir. Un pueblo que en sus bases mayoritarias no sabe pensar entre el bien y el mal qué es lo correcto, y mejor apuesta por el mal, dejándose sobornar con sus propios centavos, suponiendo que es correcto.

Se ha generado a una masa sumida en su propia vanidad que no termina por despertar porque sigue alejada de los parámetros de dignidad básica y a cambio, se le ha distorsionado la información haciéndole creer que indignarse es violentarse. Se les ha enseñado a ser una masa violenta y puesto que la violencia es sinónimo de ignorancia, también se le ha inculcado el obstinarse en su propia obstinación.

Basta! Coahuila es un colectivo que nace a partir de la profunda indignación que ocasiona el fraude del Moreirazo en Coahuila. Un fraude que nos sacude y saca de nuestra línea de confort llevándonos a protestar y a proponer, a trabajar en pos de vincular las deficiencias con las soluciones para que los problemas tengan un cauce en favor de su solución. Nos sometemos a un proceso en el que reflexionamos seriamente sobre los ejes a partir de los cuales habremos de replantear la sintomatología del caos –arriba bosquejada- para evolucionar en una metodología que nos auxilie en la estructuración de líneas de acción concretas a partir de la co participación de aquellos individuos y sectores comprometidos con la lucha para cambiar a México. Propiamente no somos una Asociación Civil y no pretendemos serlo. Basta! Coahuila aspira, desde su plataforma en redes, a promover la construcción de ciudadanía y la información constante. Trabaja para ello con diversos colectivos ciudadanos, conscientes y laboriosos, organiza asambleas ciudadanas mes tras mes, convoca a marchas y manifestaciones e interactúa con otros colectivos y/o movimientos sociales alrededor del mundo y en nuestro país. Generamos contenido visual y textual a través de las mismas redes sociales, blogs y páginas web. Como colectivo somos pacíficos y hemos sido apartidistas, con la variante de que posterior a sufrir la represión por parte de lideresas y porros del PRI durante una visita del candidato tricolor a la presidencia, nos vimos precisados a definirnos anti PRI y anti Peña Nieto. Esta situación de violencia que padecemos en mayo, nos lleva a comprometernos en definitiva con una línea anti PRI que sostendremos con el tiempo y aún cuando nuestro tema fundamental es y seguirá siendo el asunto del Moreirazo.

Más allá de eso y prioritariamente, lo que nos interesa es aportar en la articulación de células ciudadanas que trabajen con propósitos definidos en pro de mejorar a través de la participación ciudadana nuestra vida pública, sustancialmente empoderando al ciudadano promedio para que la injerencia colectiva se dé como un factor de recomposición institucional y permanente en todo el país.  Estamos partiendo de la inteligencia toral de convertirnos en un nodo, por medio del cual el intercambio constante de experiencias y actividades rinda frutos en bien de la sociedad mexicana. Hemos tenido pequeños pero sustanciales triunfos que consideramos además han servido de modelo para otras latitudes. Actualmente nuestra labor en redes nos enlaza con miles de personas de manera cotidiana y nos ha permitido el acercamiento con algunos actores políticos interesados –tal vez- en coadyuvar al enriquecimiento social que se gesta cuando el ciudadano común aporta y propone en y desde sus espacios, entendiendo que todo espacio es público cuando este espacio ha sido construido con dinero de todos. En ese sentido, no descansaremos hasta que las personas sean suficientemente conscientes y participativas, de tal forma que sean superadas las brechas que hoy separan a mandatarios de mandantes, a legisladores de representados y a la ciudadanía del poder, puesto que este le corresponde al conglomerado social, no a particulares o individuos, muchos menos a partidos políticos.

Como nodo que articula, comprendemos que la necesidad de la masa social está en despertar y asumimos parte del compromiso que ello implica no pretendiendo ser más que portavoces de inquietudes y promotores de la unidad. Re conceptualizando la vida republicana es como podremos en realidad definir el bien conjunto. La tarea de gobernar debe seguir siendo de aquellas personas a quienes se les otorga el derecho a representarnos y actuar por nosotros sin que ello signifique que “esos” deben trabajar en absoluta libertad sin tomar en cuenta la opinión y necesidades de una base social que debe aprender a indicar el camino. Ningún gobierno debe mandarse solo, los resultados los tenemos a la vista y a cambio la sociedad sigue sumida en una diferenciación conceptual gigantesca frente a la obligación inherente que cualquier nación tiene para construirse y autodefinirse, más allá de la idolatría pendenciera en la que los gobernantes han postrado a los habitantes de nuestro país, a quienes se nos introduce en un laberíntico esquema estructural.

Por una parte ‘idolatramos’ a los políticos a partir de que los observamos como benefactores y una vez que nos damos cuenta de que esos beneficios sólo le llegarán a unos cuantos privilegiados, caemos en el espíritu de revancha y decepción, gestando la segunda etapa de este conflicto: indiferencia ciudadana y mayor corrupción política. El resultado es desastroso toda vez que como ciudadanos nos alejamos entonces de la vida política y pública, permitiendo con ello que la “clase política” crezca en su dominio y el problema real es que ese dominio lo transforman en absoluto y lo alejan de todo bien social, ya que ellos conceptualizan el “bienestar social” en dádivas temporales y solamente a favor de quienes les votan y llenan mítines.

Toda esta tergiversación de la democracia llena a México de un agravio histórico que merma en la conciencia nacional.

Por nuestra cuenta, al definir que nuestro despertar al activismo social se sustenta en un encabronamiento personal, estamos también aceptando que ese enojo es capaz de centrarse en una causalidad y construir un discurso actual que es horizontal y que es enriquecido por el propio historial de vida. Nos molestó la violación a los derechos básicos del ser humano y el atropello así como la injusticia patrocinada por el gobierno o alguna organización. Nos dimos cuenta que ese gobierno u organización no sólo no nos representa, sino que podemos y debemos actuar para transformarle, no de manera violenta, sino pacífica y justa, centrada en el bien común. Para lograrlo, contamos con la facultad –inherente a todo ser humano- justa y precisa de la generación de una indignación que se traduce en activación de la conciencia y de la voluntad. El compromiso de construir un mejor México es una responsabilidad compartida y esperamos que el despertar de cada ser humano se presente propicio para transformar los vicios que se engendran a partir de la intolerancia y la corrupción, de la mentira y del cacicazgo. Ese despertar es una virtud que cada Ser debe ocasionar en su ámbito, lo que nosotros hacemos es, en todo caso, solamente estimular a los individuos de todas las creencias, razas y preferencias, de todos los niveles sociales, culturales, académicos y de todas las latitudes. El estímulo del bien colectivo como principio de construcción del bien particular, es sustancial, ya que en virtud de poder neutralizar los problemas generados por el neoliberalismo y la globalización es necesario replantear todos nuestros principios y valores, no para suprimir ninguna doctrina, sino para modificar lo necesario en aras de reconstruir la vida.

Cada individuo es una arteria que comunica. Al optimizar esa comunicación y encauzarla hacia la construcción de ciudadanía, estaremos logrando vincular necesidades y visiones. La objetividad de nuestras causas sociales nace precisamente de subsanar diferencias para redefinir principios básicos sustentados en las concordancias. La tarea de acrecentar la plataforma ciudadana debe incluirnos a todos, desde los esfuerzos individuales hasta los colectivos de tal manera que logremos conformar desde todas las perspectivas una masa vigorosa que siendo crítica lo es también propositiva. Lo anterior no es difícil aunque se torna complicado por la naturaleza del ser humano y sus particularizaciones, sin embargo es necesario apostar por la reivindicación de la sociedad como factor de impulso y motor de cambio. No esperando que esto lo hagan los políticos o gobernantes. La verdadera oportunidad está en nuestras manos porque sólo el ciudadano podrá definir lo que le hace falta a sí mismo y su contexto, en la inteligencia de que debemos aprender a aportar para recibir, y esa aportación debe quedar fincada para el bienestar de todos, no al de unos cuantos pusilánimes pendencieros que se catalogan superiores a una sociedad que les rebasa cuando despierta.

 
1 comentario

Publicado por en 14/07/2012 en Opinión, Pensamiento, PuntoVirtual

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

#YoSoy132 INFORMA QUE SAÚL ALVIDREZ QUEDA FUERA DEL MOVIMIENTO, Y ACLARA AUDIOS

El Comité de Comunicación de #YoSoy132 informó durante una conferencia que Saúl Alvídrez, quien fue grabado mientras decía que el grupo estudiantil estaba organizado por la izquierda, quedaba fuera del colectivo estudiantil por seguir intereses privados.
“Toda persona que rompa principios éticos como del movimiento queda automáticamente fuera, porque está obedeciendo a principios de corte privado”, dijo Héctor Fabian García, de la UAM-Iztapalapa, en referencia a Rodrigo Ocampo y Saúl Alvídrez.
Antes del arranque de la conferencia, los voceros dijeron: “Nos deslindamos de todos aquellos que utilicen el movimiento para hacer proselitismo a favor de Andrés Manuel López Obrador, Josefina Vázquez Mota y Gabriel Quadri”, así como de Enrique Peña Nieto.
Además, hablaron sobre el debate de este martes con los tres candidatos presidenciales en la sede de la CDHDF y una iniciativa llamada foto por casilla, que buscará el libre y transparente proceso electoral del 1 de julio, cuyo fin será corroborar los resultados preliminares.
Sobre si Camila Vallejo fue invitada por Alejandro Encinas, como se escucha en uno de los audios en los que habla Saúl Alvídrez, negaron que así haya sido, y reafirmaron que la líder estudiantil chilena aceptó la invitación de la UAM.
Además, agregaron que la página oficial del movimiento es www.yosoy132media.org y no -yosoy132.mx-
 
1 comentario

Publicado por en 18/06/2012 en PuntoVirtual

 

Etiquetas: , , , , , , ,

EX TESORERO DE COAHUILA PIDIÓ 2MDP UN DÍA DESPUÉS DE ELECCIÓN DE RUBÉN MOREIRA

De acuerdo con documentos en poder de El Siglo de Torreón, el entonces titular del Servicio de Administración Tributaria del estado de Coahuila (Satec), Javier Villarreal, solicitó un crédito por 2 mil millones de pesos tan sólo un día después que Rubén Moreira fuera electo gobernador, tomando, así, el lugar que, entonces, dejara su hermano, Humberto Moreira.

El crédito, solicitado a Banco Mifel el 4 de julio de 2011, fue avalado por la Secretaría de Hacienda al contar con el  respaldo de participaciones federales y ser autorizado por el Congreso en diciembre de 2010.

El Siglo de Torreón refiere que el préstamo se dio con tasa de interés de TIIE más 2.5 puntos a un plazo de 10 años, pero el Satec no explicó el destino del crédito, que sólo describió como “inversión pública”.

Unos días antes de la contratación del crédito, el 25 de junio, el entonces secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, afirmó que la deuda de Coahuila se había disparado a 33 mil millones de pesos en las administraciones de Humberto Moreira y Jorge Torres López, quien fungió como gobernador interino cuando Humberto Moreira pidió licencia para contender por la presidencia nacional del PRI.

Villarreal se encuentra prófugo y es acusado de falsificar decretos del Congreso estatal para contratar créditos durante 2010 y 2011 y de desviar dinero para inversiones en Texas, EU.

Desde 1 de diciembre de 2005 al 3 de enero de 2011, Humberto Moreira fue gobernador de Coahuila, fecha en que  pidió licencia para postularse como candidato a la Presidencia Nacional de su partido, el PRI. Desde marzo de 2011 se desempeñó como presidente del PRI. Fue diciembre de 2011 cuando renunció a la presidencia de ese partido ante el escándalo de la deuda en la entidad.

En mayo pasado, el periódico Vanguardia dio a conocer que la fortuna de Javier Villarreal Hernández, ex funcionario del gobierno de Humberto Moreira, asciende a 30 millones de dólares, el triple que la del presidente de Estados Unidos, Barack Obama quien tiene un patrimonio valuado en 10 millones de dólares.

(Texto: Animal Político)

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: